28 may. 2016

Reseña: All Our Gods Have Abandoned Us - Architects

No hay comentarios :

  


Architects ya nos tenían con los dientes largos desde que sacaron A Match Made In Heaven, pero la espera mereció la pena. Los chicos de Brighton, después de arrasar gran parte de Europa con su gira con Parkway Drive y Thy Art Is Murder, han hecho uno de los discos del año dentro de la escena del hardcore y derivados, All Our Gods Have Abandoned Us (Epitaph Records).
El disco se abre con Nihilist, una descarga de misiles vocal e instrumental que Architects llevan proporcionándonos desde hace años. Parece mentira, pero Sam Carter a cada disco que saca tiene mejor voz. Durante la canción una tormenta va creciendo hasta que llega un escaso momento de paz que se ve interrumpido por las guitarras que destruyen la paz mundial con un poderoso breakdown.
Sin un momento de descanso como si de un concierto de ellos se tratara, siguen con Deathwish, una canción marca Architects con un riff que te destroza los altavoces y unas guitarras que tocan el 90% de las notas de un mástil de guitarra. Un disco de Architects no es un buen disco hasta que no queda inaugurado con un "blegh" de Sam y os aseguro que en este disco hay muchos. Con una letra comprometida con el medio ambiente, al igual que Sam, que es embajador de Sea Sheperd, el disco va por buen camino por el momento.
Seguimos con Phantom Fear y Downfall, que lo único que puedo decir de ello son dos preguntas: ¿Hay alguna canción de Architects que no te destroce la cabeza? y ¿Cual es la receta para hacer una canción marca Architects?
Empieza Gone With The Wind, un tema que durante el inicio roza el math-core y que nos da paso a esa insigne voz de Carter que ha marcado todos los discos y que nos pone los pelos de punta al igual que lo hacía con la parte final de Alpha & Omega.
Seguimos como un tren a máxima velocidad y nos encontramos con The Empty Hourglass y solo con el inicio me pregunto: ¿Cada guitarrista tiene cuatro manos? Porque esos intervalos entre nota y nota no se pueden explicar de otra manera. "Bleghs" y más "Bleghs" que inauguran un breakdown machacón que culmina con la "calma" de la canción. Pero todos ya sabemos que las calmas de Architects duran poco.
Llegamos al clímax del disco, el primer single y probablemente el mejor riff de todo el disco: A Match Made In Heaven. Un auténtico destructor que como cada temazo de Architects, viene con un "Blegh" previo al breakdown. El día que se estrenen en un estadio, tened por seguro que esta será la canción que lo derrumbe todo.
Gravity, un tema que a pesar de lo bestia y rápido que es, sea de lo único que pasa desapercibido en todo el disco. Pero no nos desanimemos porque llega All Love Is Lost con unos retazos que recuerdan en la parte instrumental a Converge. Un auténtico mastodonte donde Sam canta y grita a esa humanidad ya perdida.
From The Wilderness, junto a Gravity, son esas dos canciones que aunque sean notablemente buenas, pasarán desapercibido. Tiene incluso momentos en los que la voz recuerda a Jason Butler de letlive. y su soul-punk.
Y finalmente, después de toda este cruce de misiles, llega el final del disco; Memento Mori. Por un momento pensé que mis altavoces se habían estropeado, pero eran los 15 primeros segundos. La canción más larga del disco se abre con una voz suave y casi desesperada de Sam. Un pequeño fragmento de electrónica hasta que vuelve la tormenta. 
La mejor manera de terminar un disco que debería estar incluido en la definición de "Destrucción" en cualquier diccionario.


"Memento mori, be mindful of death."





Portada de All Our Gods Have Abandoned Us

No hay comentarios :

Publicar un comentario